Pautas de los Psicólogos con Lesbianas, Gays y Bisexuales (I)

Noticias Psicología 1 comentario , , ,

La APA  (Asociación Psicológica Americana) es una asociación cuyas directrices y normas son una referencia de necesario seguimiento para los psicólogos de todo el mundo.

Recientemente ha publicado una guía denominada Practice Guidelines for LGB Clients (Directrices para la Práctica de la Psicología con Lesbianas, Gays y Bisexuales). Esta guía pretende ser un apoyo para el trabajo terapéutico de los psicólogos con personas lesbianas, gays, bisexuales, para la realización de prácticas positivas, en la clínica, la educación y la investigación.

Las directrices (guidelines) se refieren a los pronunciamientos o declaraciones que sugieren o recomiendan el comportamiento profesional o la conducta de los psicólogos. Están destinadas a facilitar el continuo desarrollo sistemático de la profesión y para ayudar a asegurar un alto nivel de la práctica profesional de los psicólogos. Estas directrices no son obligatorias ni exhaustivas,  y pueden no ser aplicables a cada situación clínica.

En esta Primera Parte que presentamos a continuación, traducimos y resumimos los diez primeros puntos que aparecen en la citada guía.

Directriz 1. Los psicólogos se esfuerzan por comprender los efectos del estigma (es decir, el prejuicio, la discriminación y la violencia) y sus manifestaciones contextuales diversas en las vidas de las personas lesbianas, gays y bisexuales.

Se insta a los psicólogos a entender que la estigmatización social que provocan los prejuicios y la discriminación pueden ser fuentes de estrés y crear preocupación por la seguridad personal para las personas lesbianas, gays, bisexuales . Por lo tanto, es de vital importancia crear una sensación de seguridad en el ambiente terapéutico (véase la directriz 4). Para ello resulta fundamental la comprensión de los psicólogos de los efectos del estigma, así como su capacidad de demostrar el entendimiento con el cliente.

Directriz 2.Los psicólogos entienden que las orientaciones sexuales de gays, lesbianas y bisexuales no son enfermedades mentales.

En la actualidad, aún persisten en algunos ámbitos los esfuerzos para reconducir orientaciones homosexuales hacia heterosexuales, por parte de los defensores de la conversión o la terapia reparativa. Estas teorías actualmente están obsoletas, y no existe ninguna evidencia científica al respecto.

No ha sido establecida ninguna base científica para inferir una predisposición a la psicopatología o inadaptación como un aspecto intrínseco a la homosexualidad o la bisexualidad.

Esta directriz anima a los terapeutas a evitar atribuir la orientación homosexual de un cliente como motivo para el desarrollo psicosocial inadecuado,  el origen de una psicopatología, o la atribución inadecuada de los problemas de un cliente a su orientación homosexual.

Directriz 3. Los psicólogos entienden que la atracción, sentimientos y comportamientos hacia el mismo sexo, son variantes normales de la sexualidad humana, y que los esfuerzos para cambiar la orientación sexual no se ha demostrado que sean eficaces o seguros.

Las intervenciones terapéuticas destinadas a cambiar, modificar, o manejar orientaciones homosexuales no deseadas se les conoce como ” esfuerzos de cambio de orientación sexual ” (SOCE). La mayoría de los clientes que buscan cambiar su orientación sexual pretenden hacerlo a través de los llamados programas “ex-gay”. La mayoría de contextos en los que se producen los SOCE se derivan de la religión basada en el movimiento “ex-gay” (Haldeman, 2004).

Revisiones de la literatura científica, que abarca varias décadas, han encontrado consistentemente que los esfuerzos para cambiar la orientación sexual no fueron efectivos (APA, 2009a; Drescher, 2001; Haldeman, 1994; Murphy, 1992).  No solo se ha demostrado la falta de efectividad de dichos programas, sino que ha sido evidenciado científicamente el potencial del SOCE para causar daño a muchos clientes ( Shidlo and Schroeder, 2002).

Ésta directriz anima a los psicólogos a evaluar cuidadosamente los motivos de los clientes que buscan cambiar su orientación sexual., debido a la influencia negativa de las creencias religiosas y sociales anti-gay en la motivación del cliente para cambiar la orientación sexual. Además, el psicólogo está éticamente obligado a proporcionar información precisa sobre la orientación sexual a los clientes que están mal informados o confundidos.

Directriz 4. Se anima a los psicólogos a reconocer cómo sus actitudes y conocimientos sobre cuestiones referidas a lesbianas, gays, y bisexuales pueden ser relevantes para la evaluación y el tratamiento.

La evaluación y tratamiento psicológico de las personas lesbianas, gays y bisexuales puede verse afectada negativamente por las actitudes negativas explícitas o implícitas de sus terapeutas.

El Código Ético de la APA insta a los psicólogos a eliminar el efecto de los sesgos en su trabajo. Para ello, los psicólogos se esfuerzan en evaluar sus competencias y las limitaciones de sus conocimientos, especialmente cuando la evaluación y los servicios de tratamiento que ofrecen se dirigen a personas que comparten características diferentes a las suyas (por ejemplo, clientes, lesbianas, gays y bisexuales).

Directriz 5. Los psicólogos se esfuerzan por reconocer las experiencias únicas de las personas bisexuales.

Las personas bisexuales se ven afectadas por las actitudes negativas individuales y sociales hacia la bisexualidad, que se expresan tanto por heterosexuales como por homosexuales y lesbianas.

Algunos estudios sugieren que los bisexuales pueden tener mayores tasas de depresión, ansiedad, tendencias suicidas y abuso de sustancias en comparación con las poblaciones de lesbianas, gays y heterosexuales.

La Psicoterapia con clientes bisexuales implica el respeto de la diversidad y la complejidad de sus experiencias.

Directriz 6. Los psicólogos se esfuerzan por distinguir las cuestiones de orientación sexual de los de la identidad de género cuando se trabaja con clientes de lesbianas, gays y bisexuales.

La orientación sexual e identidad de género son características distintivas de un individuo. Un error común es percibir a los gays y lesbianas como potencialmente favorables hacia la manifestación de comportamientos de no conformidad con su identidad de género.

Ésta Directriz anima a los psicólogos a ayudar a los clientes a comprender las diferencias entre la identidad de género, la conducta relacionada con el género y la orientación sexual, cuando estas cuestiones están en conflicto.

Directriz 7. Los psicólogos se esfuerzan por ser conocedores de la importancia y el respeto de las relaciones entre las personas lesbianas, gays, bisexuales.

Las parejas lesbianas, gays y bisexuales son a la vez similares y diferentes de las parejas heterosexuales. Las estructuras de relación de parejas varían y pueden presentar problemas particulares.

Los psicólogos deben considerar los efectos negativos de los prejuicios sociales y la discriminación en las relaciones lesbianas, gays y bisexuales. Es preciso serconscientes de la diversidad de estas relaciones y abstenerse de aplicar un modelo heterosexista.

Directriz 8. Los psicólogos se esfuerzan por comprender las experiencias y los desafíos que enfrentan las lesbianas, gays, bisexuales y los padres.

La investigación ha indicado que los padres y madres lesbianas, gays y bisexuales son tan capaces como los heterosexuales.

Estos hallazgos son importantes, dado el contexto de discriminación al que gays, lesbianas, y bisexuales se enfrentan.

La APA anima a los psicólogos a actuar para eliminar toda discriminación por razón de orientación sexual en materia de adopción, custodia, régimen de visitas, cuidado y crianza de los hijos.

Directriz 9. Los psicólogos reconocen que las familias de lesbianas, gays y personas bisexuales pueden incluir personas que no están legalmente o biológicamente relacionados con ellos.

Para un número significativo de personas lesbianas, gays y bisexuales, la no divulgación de su orientación sexual y / o la falta de reconocimiento de sus relaciones íntimas puede provocar distanciamiento emocional de su familia de origen (Patterson, 2007). Incluso cuando las familias han aceptado el hecho, dicha aceptación puede estar enmascarada como mera tolerancia, en lugar de verdadera aceptación (Green, 2004). Para muchas lesbianas, gays y bisexuales, una red de amigos cercanos pueden constituir una estructura alternativa de la familia, que puede no estar basarse en las relaciones jurídicas y / o biológicos, sino en lazos afectivos y de amistad.

Los psicólogos deben reconocer el valor de las estructuras familiares y de amistades particulares que pueden darse en lesbianas, gays y bisexuales.

Directriz 10. Los psicólogos se esfuerzan por comprender el impacto que la orientación sexual de una persona lesbiana, gay o bisexual puede tener en su familia de origen, así como su relación con esa familia de origen.

Hay muchas respuestas que una familia puede tener al enterarse de que uno de sus miembros tiene una orientación sexual gay, lesbiana o bisexual. Algunas familias de origen pueden no estar preparadas para aceptar a éstos miembros debido a las normas familiares, étnicas, culturales, creencias religiosas, o debido a los estereotipos negativos. Para estas familias, esta conciencia puede precipitar una crisis familiar que puede resultar en un profundo distanciamiento o expulsión de la comunidad. Puede provocar el rechazo de los padres y hermanos por ese miembro de la familia, la culpa de los padres, auto-recriminación, o generarconflictos en la relación de los progenitores.

Los psicólogos deben animar a sus clientes a explorar todas las cuestiones y preocupaciones relacionadas con su familia de origen y familia extensa. Es necesario hacer un esfuerzo para comprender los riesgos culturalmente específicos que pueden provenir de la propia familia de origen.

(… continúa con Parte II)

Responder a Pautas de los Psicólogos con Lesbianas, Gays y Bisexuales (I)

  1. Darío

    Buenas tardes, muy buena su página bastante provechosa. Por favor me podrían ayudar? necesito información si existe una investigación que se refiera a: Etapas de resistencia que atraviesan los padres ante el patrón homosexual. En este momento realizo una investigación sobre esa variable pero no consigo exactamente una investigación con ese fenómeno de estudio.

     

Añadir un comentario