Busco un psicólogo en Madrid

¿Está buscando un psicólogo en Madrid?

Este artículo está destinado a clarificar la búsqueda de un psicólogo en Madrid. ¿Qué factores debemos tener en cuenta para encontrar un buen psicólogo en Madrid?

1. Profesional cualificado.

En primer lugar, se hace necesario recordar que el psicólogo debe tener una formación académica que obligatoriamente supone obtener la Licenciatura o el recién instaurado Grado (Graduado) en Psicología, y cursar formación complementaria en Psicología clínica. Deberá tener cuidado con aquellos que dicen llamarse “psicoterapeutas”, pero que carecen de la formación necesaria y obligatoria para ejercer como psicólogo. Además, para ejercer como tal, deberá estar inscrito en el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. La mejor forma de comprobar si el psicólogo realmente lo es, es consultar directamente en el Colegio, lugar en el que le podrán informar sobre si un psicólogo en concreto está registrado como colegiado. Puede realizar el trámite tanto por teléfono como por internet, o presencialmente en la dirección calle Cuesta de San Vicente, 4, 4ª planta, 28008 de Madrid.

Cortesía de freedigitalphotos.net
Cortesía de freedigitalphotos.net

 

2. Experiencia.

La formación académica es fundamental, pero no es el único requisito que habrá que observar a la hora de buscar un psicólogo en Madrid. La experiencia clínica marca la diferencia, puesto que hay cuestiones que no se aprenden en la Universidad, ni en las prácticas. El trato frecuente con los pacientes proporciona herramientas y recursos que no se pueden obtener de otra forma, salvo con el día a día del terapeuta.

3. Cercanía.

Tenga en cuenta que las sesiones con un psicólogo suelen tener un carácter semanal, con al menos una sesión de una hora durante varias semanas, quizá meses. Por tanto, la cercanía es un factor que, sin ser fundamental, sí conviene tener en cuenta, como mínimo para garantizar que podamos acudir a todas las sesiones que nos marque el psicólogo.

4. Empatía.

La relación con el terapeuta es fundamental. Elija un psicólogo en Madrid con el que se sienta cómodo. La empatía, o transferencia clínica, es el medio a través del cual el psicólogo sabe lo que el paciente le está diciendo acerca de sus vivencias. Este punto es especialmente importante si hablamos de psicoanálisis. La empatía es un método de obtención de datos, basada en las necesidades del paciente. Es la forma de comprender el yo ajeno. Para la adecuada relación terapéutica, es necesario que se de esta empatía, o transferencia. Por alguna razón, no siempre se da esta empatía entre terapeuta y paciente.

5. Resultados.

El camino más corto entre dos puntos no es siempre la línea recta. La búsqueda de resultados rápidos, en ocasiones condicionada por las necesidades económicas, supone quedarse en un análisis superficial de los problemas. Esto no quiere decir que la terapia se convierta en sesiones interminables, con una duración de varios años. Pero tenga cuidado con la tentación de caer en remedios rápidos, que no entran en la raíz del problema. Resulta tentador pensar que un problema que nos angustia desde hace años, pueda solucionarse en un par de sesiones. El tiempo psíquico es diferente al tiempo real. Lo importante, es conseguir resultados que se mantengan a lo largo del tiempo, una vez finalizada la terapia, y no se produzca un desplazamiento del síntoma.

La adicción a Internet

¿Exista la adicción a Internet?

La adicción a Internet ha sido ampliamente cuestionada por diferentes estudios psicológicos. El Manual Diagnóstico de Enfermedades Mentales, en su última edición (DSM-V) estuvo a punto de incluir este trastorno entre sus categorías,  Esta edición del DSM ha sido muy criticada por muchos psicólogos a lo largo de todo el mundo, debido a que incrementa dramáticamente el número de trastornos mentales. Se ha llegado a sugerir que detrás de esta “pandemia de trastornos psicológicos” estarían intereses económicos, entre ellos la industria farmaceútica.

El diagnóstico de la adicción a Internet fue finalmente rechazado por el DSM-V, al argumentar que no existía una suficiente investigación para incluirlo entre sus categorías diagnósticas. Sin embargo la investigación ha establecido que existe un trastorno de adicción a Internet, que es separable de problemas como la soledad o problemas con el juego,

No obstante, independientemente de cómo lo cataloguemos, como adicción, trastorno o síntoma, lo que sí puede ocurrir es que el uso abusivo de Internet o de las nuevas tecnologías (ciberadicción) cause un malestar en el sujeto, afectando a su vida personal y social.

adiccion a internet
Imagen cortesía de freedigitalphotos.net

Read more…