El TOC es un trastorno en el que aparecen obsesiones y compulsiones. En la mayoría de los casos, la obsesión da lugar a la compulsión. Las compulsiones pretenden calmar las obsesiones.

¿Qué son las obsesiones?[spacer size=”10″]

Son ideas, pensamientos o imágenes mentales que vienen a la mente de la persona una y otra vez, de la misma forma. Suelen ser desagradables. La persona que los padece intenta resistirse a ellos, frecuentemente sin éxito. La obsesión no es voluntaria. Es algo que invade involuntariamente el pensamiento.

¿Qué son las compulsiones? [spacer size=”10″]

Son actos (conductas físicas o acciones mentales) que la persona se siente obligada a hacer para calmar un malestar, que proviene de la obsesión.

Por ejemplo, repetir números, palabras, lavarse las manos, comprobar una y otra vez lo mismo.

La persona que padece un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es consciente de su problema. Reconoce que sus pensamientos y sus conductas no tienen sentido, pero no tiene la suficiente fuerza de voluntad para cambiarlo.

¿Cuándo se convierte el trastorno obsesivo compulsivo en un problema?[spacer size=”10″]

Según un estudio de los investigadores Rachman y De Silva, observaron que casi el 80% de la población normal presenta síntomas obsesivo-compulsivos. A veces, cuando algunas actividades se realizan excesivamente, pueden tener la apariencia de conductas compulsivas.

Lo que diferencia una simple obsesión o compulsión de un verdadero TOC, es necesario diagnosticarlo adecuadamente en la consulta, pero a grandes rasgos, podríamos decir que sería cuando se convierte en un auténtico malestar para la persona, y le perjudica considerablemente en su vida diaria.

En muchas ocasiones, el TOC está relacionado directamente con la depresión.

¿Es posible tratar un trastorno obsesivo compulsivo?[spacer size=”10″]

Es  difícil sintetizar en unas líneas el modelo de tratamiento del TOC. Requiere de términos y técnicas complejas, pero podemos afirmar que, efectivamente, es posible reducir o eliminar completamente las conductas y pensamientos que generan un TOC. En muchos casos, es necesario realizar un abordaje integral del problema, puesto que el TOC puede ser un síntoma de un problema subyacente, que requiera de un planteamiento más amplio.

Nuestro consejo es el siguiente: si siente un cierto malestar en su vida, y cree que puede tratarse de un trastorno obsesivo compulsivo, le invitamos a reservar una primera cita en nuestra consulta, para que podamos estudiar individualizadamente su caso.

[divider top=”0″ style=”shadow”]

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.